Page 1
Depositphotos_20468493_800
Estándar

20 Años después

Diego había terminado su carrera, y trabajaba en Lima en una empresa de electrodomésticos japonesa; lo que constituía un buen trabajo para un chico de su edad. Era de clase media, vivía con sus padres en Surco, pero como muchos chicos de 24 años de esa época; sentía la urgencia de vivir fuera del país. Quería conocer el mundo. Además, era un chico gay, que ocultaba su sexualidad a su familia y que se sentía reprimido y asfixiado viviendo en la Lima conservadora de los 90. No había nada que lo atara a Lima.

Fue así que lleno de sueños, empacó en sus maletas sus 24 años y llegó a Miami. Allí estuvo ayudando a su tío en un negocio, instalando cortinas. Luego trabajó en un hotel, se independizó, vivió una época en un almacén, se compró un auto, encontró trabajo, pagaba impuestos y siguió progresando en base a un arduo trabajo.
Y por esa suerte del destino, sus padres se ganaron la visa en la lotería y se mudaron con él a Miami. Como Diego, no podía salir del país, todos sus viajes fueron por los Estados Unidos: un año a New York, otro a Las Vegas, otro a Key West y así sucesivamente; por lo que era muy probable que no hubiera parte del país que Diego no conociera.

Diego nunca perdió de vista su objetivo: Él estaba ahí por una vida mejor y para conseguirla estaba más que dispuesto a pagar los precios. Así que organizado con su dinero, y metódico al fin, comenzó – desde su casa- a trabajar en un call center. Decidió trabajar dos turnos; llegando a pasar en el teléfono más de 14 horas diarias, respondiendo temas de salud ya sea en inglés o español, a los que llamaban. Muy pronto su interacción con el mundo externo era sólo el aparato que diariamente colgaba de su oreja: el teléfono. La vida sedentaria comenzó a verse reflejada en algunas libras de más, y a la par que su billetera aumentaba; también lo hacía la talla de su cintura. Y tal vez no hubiera cambiado su rutina a no ser porque un día le vino un “stroke”, (accidente cerebrovascular que ocasiona pérdida rápida de la función cerebral debido a la alteración en el suministro de sangre al cerebro) que según los médicos, era por una vida sedentaria.
Diego estuvo en el hospital y la recuperación fue lenta. Tuvo que aprender a hablar nuevamente y a escribir con la mano izquierda. Estuvo sin poder trabajar 6 meses. Afortunadamente tenía ahorros y también a sus padres. Ya recuperado comenzó a trabajar, pero ya no las horas que antes hacía porque comenzó a preocuparse más en su “calidad de vida”. Fue así que unos meses después, a casi 20 años de su arribo a Estados Unidos, recibió una carta de inmigraciones que le informaba que su solicitud de residencia había sido aceptada. ¡No lo podía creer! ¡Después de 20 años! Su próximo viaje ya no tenía que ser a Atlanta, New York o Las Vegas; el próximo viaje debía de ser al Perú. Le habían hablado mucho. Le habían dicho que no lo iba a reconocer. Le habían dicho que el país ya no era pobre; le habían dicho tanto…pero él quería verlo, percibirlo, sentirlo.

Controlando al máximo su emoción –pues no es de expresar mucho- llega a Lima un día de Marzo. Al visitar su antiguo barrio de infancia, vio que ese tranquilo barrio de Surco cómplice de sus juegos de niño entre las avenidas Benavides y Velasco Astete, se había convertido en uno más de la caótica ciudad. Las casas de antes habían dado paso a comercios; había a Autos por doquier, cláxones a rabiar, gentíos a diestra y siniestra. ¿Era esto es lo que tanto añoraba?
Sin embargo, pasaron los días y con ellos comenzó a procesar lo que realmente es la ciudad. El reencontrarse con sus amigos de la niñez, del colegio y de la universidad, que lo buscaban e invitaban a salir. Sus hermanos, que hacen para él una suerte de tour gastronómico y lo llevan a comer todo tipo de comida; ¿Consecuencia? en tan sólo dos semanas engordó, pero no le importó. También se enfermó del estómago, pero tampoco le importó. Aprovechando las últimas semanas de sol lo llevaron a las playas, a Punta Hermosa; a Asia; “esto prácticamente ni existía hace 20 años”.
Las quejas del inicio comenzaron a disminuir. “La gente se cuida más”, “Veo bastante gente que va al gym”. Se pone al día con sus amigos, a algunos por errores propios les está yendo muy mal; pero a otros muchos, en base a perseverancia y esfuerzo les está yendo muy bien. El Perú, ya no es el país que para salir adelante tenías que dejar; sino más bien, es el país en el que si haces las cosas bien, te va a ir muy bien. Algunos de sus amigos que trabajaban con él, siguen trabajando en la industria. “Les va muy bien”. “Me da mucho gusto”.
No sabemos cómo le hubiera ido a Diego, si se hubiese quedado en Perú, pero de lo que sí estoy convencido, es que probablemente habrían muchos menos ilegales en USA, si éstos hubieran podido seguir viajando a sus países para que vean por sus propios ojos, que el país que dejaron cuando tenían 20 años, no es el mismo después de 5, 10, 15 ni 20. Y tal vez, muchos de ellos, hubiesen regresado no sólo de vacaciones sino también para disfrutar del país que nunca dejó de ser suyo.

andrea
Estándar

Un Relato de Amor

Hace unos años tuve la oportunidad de conocer a Andrea, y su madre Roxana Chirinos fue “Peruana del Mes” por su entrega y dedicación por cuidar a su hija que en esa época tenia sólo 12 años.

Andrea padece de una rara enfermedad congénita que causa descamación en la piel. Esta condición puede desfigurar y causar considerable tensión psicológica, dolor y malestar. Andrea se quema fácilmente con el sol, tiene problemas con la visión, la audiencia y otras dificultades de salud asociadas a esta condición que han alterado su desarrollo físico. Actualmente sus manos demuestran contracciones serias que la limitan en sus funciones diarias. Para ayudarle a hacer frente a su situación y prevenir que se empeore su condición, necesita un procedimiento para remover Carcinomas de sus manos; seguido por servicios de terapia, tratamiento y rehabilitación.
Andrea y su familia han agotado todos sus recursos financieros y ahora necesitan de su ayuda. ¡Usted puede hacer la diferencia en la vida de Andrea enviando su donación hoy!
Por favor ayuda a Andrea con una donacion a www.wonderfund.org or con un cheque a:
Wonderfund P.O. Box 2020
Miami, FL – 33101
No hay monto pequeño para ayudar.

The American Dream
Estándar

19 años de ilegal y para de contar

¡Por fin tengo mi residencia!

Hace unos días recibí un mensaje de un amigo por facebook donde me decía: ─”Javier por fin tengo mi residencia.” “Dios ajusta pero no ahorca”. ¡Ahora mismo estoy haciendo mis maletas, me voy a Lima!!!! ¡Estoy feliz!”─. Como ésta, son miles las historias de sacrificio, soledad, separación y sobrehumano esfuerzo. Por eso, nos parece apropiado preguntarnos: ¿Vale la pena tanto esfuerzo?

Alberto llegó a Miami en el año 1992. Por aquel entonces tenía 23 años, acababa de terminar una carrera y como muchos no pudo soportar la estocada que nos asestó el Fujishock luego de la desastrosa fórmula, Alan García + terrorismo, así que partió a tierras gringas dejando atrás a su familia y amigos en Perú.

Los más jóvenes que quizás no tengan una idea de lo que estamos hablando, deben de saber que a mitad de la década de los ochenta, el poder adquisitivo de la clase media era mínimo, los sueldos eran bajísimos, la inflación nos convirtió en millonarios de papel con una moneda completamente devaluada, el 55% de los peruanos vivía en la pobreza, el terrorismo seguía asolando el país, trabajábamos y estudiábamos a luz de las velas con ecos de explosiones a la distancia, vivíamos con miedo.

Alberto y el sueño americano

Retomando la historia, Alberto llegó a Miami, al comienzo trabajó con un tío, luego se compró una camioneta y a los pocos meses se independizó.

Suena bien, sin embargo, la experiencia fue bastante dura, por meses vivió en un almacén y si bien comenzó a hacer nuevos amigos, se dedicó íntegramente a trabajar para ahorrar todo el dinero que pudiera. Y así las hojas del calendario sumaron años tras años sin poder regularizar su estatus migratorio. Se casó con una ciudadana cubana, pero inmigración sospechó que se trataba de un matrimonio arreglado, ergo sus papeles no salían.

Trabajando siempre trabajando, a veces hasta 70 horas semanales, se compró una casa. Gracias al boom inmobiliario disfrutaba de la extraordinaria inversión que había hecho. Pero luego vino el crash, el valor de su casa bajo a niveles terrenales, tanto que incluso llegó a deber el valor original de su propiedad. Producto del estrés y el exceso de trabajo tuvo un derrame cerebral, además se enteró que un amigo muy cercano, que no paraba de trabajar fue asesinado en New Jersey en un asalto sin sentido. Al menos sus ahorros, no se los llevó a la tumba, se los enviaron a su madre.

Ése fue el momento en que su vida cobró un nuevo sentido. ─ ¿De qué te sirve trabajar como un loco, si no disfrutas de tu familia, de la vida misma?─reflexionó.
Casi 20 años después de su llegada a Miami, el gobierno americano le otorgó la residencia. Alberto está preparando sus maletas para visitar Lima.

Nuestra capital ha crecido, se ha transformado, la gastronomía nos deleita, los malls abren sus puertas por toda la ciudad. Lima está tan bien maquillada pero bajo toda esa modernidad aun persisten algunos de los mismos problemas de siempre, falta de cultura civica, un sistema educativo pésimo y un servicio de transporte aun peor.

Alberto llega a una nueva Lima, visitará a los amigos que dejó y evaluará si valió la pena el sacrificio. Por mi parte, felicito al Tío Sam por haberle dado oficialmente la acogida a un peruano que durante años ha contribuido con sangre, sudor y lágrimas, y pagado puntualmente sus impuestos, al país al que se aferró y eligió vivir.

correo
Estándar

Nos Escriben y Contestamos

Felicidades Oeschle 

Me alegra saber que la tienda de mi juventud ha reabierto sus puertas nuevamente. Desde New York les deseo lo mejor y ¡que sigan cien años más! Viajare para junio de este año y los veré pronto. Bye bye.

Jesús López

Me alegra mucho saber que renace una tienda peruana en nuestro querido suelo. La visitaré en el momento oportuno. Saludos.

Gladys Enríquez

Me encanta la idea de visitar Oechsle. Es muy cierto que es parte de nuestros dulces recuerdos.

Susy

Yo no conocía esta tienda hasta que vi el anuncio por TV. En verdad, estoy súper feliz porque ahora tenemos un lugar tan bonito para hacer nuestras compras. Acabo de visitarla, y hay de todo; no tiene nada que envidiar a otras tiendas por departamentos de capitales chilenos. Desde acá invoco a todos nuestros compatriotas a seguir haciendo sus compras en Oeschle para que nunca más se pierda este nombre.

Flor Tanta

¡Qué noticia tan buena saber que las tiendas Oeschle abrieron puertas nuevamente! Mi niñez y juventud fueron ir de comprar a Oeschle. ¿Quién podría olvidarse? Welcome back Oeschle, y ¡que viva el Perú!

Ana Guthmiller

Esta nota me trae recuerdos maravillosos de cuando hacia mis compras en Oechsle antes de venir a este país. Volveré a revivir esos tiempos cuando regrese a Lima.

Claudia Bellido

Me encanta la idea de que la tienda Oechsle haya resucitado. Cada vez que iba al Perú no me daban ganas de comprar en las tiendas chilenas. Ahora cuando visite mi país de nuevo ya sabré donde hacer mis compras.

 Gladys Medina

@Club: Wuauu!!! Oeschle tiene sus “fans”.  Y respecto al último email, esas tiendas de capital chileno (Saga Falabella y Ripley) han estado invirtiendo y reinvirtiendo en el Perú, dando trabajo a miles de compatriotas. Sin embargo, es excelente que haya otras alternativas, y definitivamente con el nombre acertaron.  Esperemos pues que Oeschle ofrezca un servicio de primera, y le den una competencia dura a cualquier otra tienda ya sea nacional o de capitales extranjeros.

Conoce el Perú (y sus playas) primero

Me llegó un aviso de su página, la vi y me gustó mucho. Si pudieran poner videos de zonas turísticas (del Perú) que no sean las ya conocidas, sería genial, pues tenemos el mejor pedazo de tierra de todo este mundo. ¡Felicidades y sigan adelante!

Mario Velásquez

Muy buen artículo, aunque falto decir que Máncora está repleta de gente en meses de verano. Lo mejor es ir después de marzo, y la misma recomendación vale para todas las playas del Perú, porque las de Lima paran full también.

Para Ceci Vizarreta: Te estamos tratando de ubicar desde hace mucho tiempo. Ojalá leas este mensaje y seas tú la persona que buscamos. Cada vez que vamos a Lima nos acordamos mucho de ti. Un abrazo.

Mariccela y Mario

Los felicito por los comentarios y les deseo un exitoso 2010. Olvidaron mencionar a la playa Huanchaco, en la ciudad de Trujillo. Es lo máximo. Les sugiero hacer un reportaje al respecto. Fue una tremenda falla el no haberla incluido, pero gracias igual. Bye bye desde New York.

Henry

@Club: Mario, gracias por la sugerencia.  Aquí podemos invitar a nuestros lectores a que nos envien sus videos.  Mariccela y Mario, ¿Han buscado a Ceci Vizarreta en Facebook?.  Henry, Huanchaco si estaba en nuestra lista. 

Club de peruanos

Quiero felicitarlos y darles las gracias por el excelente trabajo, profesionalismo y empeño en lo que hacen por nuestra comunidad. Pienso que este es un medio de gran ayuda para mantenernos unidos como una gran familia peruana. Mi más sincero aprecio y agradecimiento al esfuerzo de todos y cada uno de ustedes.

 Carolina

Gracias por haber creado este Club de Peruanos. Así podemos estar al día con lo que sucede en nuestro país. Muchas gracias desde Los Ángeles y un gran abrazo para todos nuestros compatriotas.

Oswaldo Jáuregui

@Club: Mil gracias Carolina y Oswaldo, sin lectores como ustedes esto no sería posible. Espero que les  guste nuestro nuevo “look”. 

Compro pisco

Quisiera saber si acá en los Estados Unidos puedo encontrar un buen pisco. Por si acaso, vivo en el estado de Arizona. Gracias.

Miguel

@Club: Tenemos entendido que Pisco 100 distribuye a todo Estados Unidos. Pero de todas maneras, te sugerimos que entres a su página web  (www.pisco100.com), que allí debe de estar toda la información que necesitas.

 Foro del Club de Peruanos
Saludos. ¿Podrían, por favor, de alguna forma hacer que las personas que escriben en los foros se identifiquen obligatoriamente con su e-mail? Siempre son los mismos idiotas respondiendo sandeces y usando un lenguaje lumpen que deja mucho que desear, y no sólo peruanos entran a su foro. Por el ip address he identificado a la misma persona que entra con diferentes direcciones de e-mail y escribe estupidez y media. Gracias por su pronta atención. Fernando Romero

@Club: El foro ya fue.   

Convalidación de título

¡Hola a todos! Les pido, por favor, que agreguen comentarios y cuenten sus experiencias para ayudar a la gente que quiere convalidar sus títulos universitarios en USA. Gracias.

Kayetana

@Club: Este es un interesante tema para incluir en el futuro en nuestra página web.  Gracias por tu sugerencia. 

 
 Lima la horrible…
Suscribo el 110% del artículo. Sólo falta agregar otras perlas como la prepotencia, el marcado egoísmo y envidia entre pares/similares. Esto quizá no lo ven muchos peruanos ―supuestamente educados―, pues una parte vive en una burbuja y la otra nunca salió y conoció otras realidades donde la convivencia es manejable, donde locales y extranjeros pueden apreciar una adecuada educación cívica. Un común denominador de estas “perlas” sería el alto complejo de inferioridad (sin distinción de clase o color de piel). Por eso considero que la huachafería limeña se hace notoria. Ojalá las mejora en la economía y el progreso que se nos viene, gracias a Dios, nos traiga cambios en la conducta cívica, muy venida a menos en los últimos diez años.

Mario

@Club: No creemos estar peor que hace diez años.  La prepotencia y la ‘ley del vivo’ primaban tanto en los 80´s y 90´s como ahora.  Quizás tú ―como nosotros― somos los que hemos  cambiado, y ahora sí respetamos al prójimo, al peatón, al semáforo y ya no tocamos bocina por gusto. Quizás ahora, gracias a los miles de peruanos que han vuelto del extranjero, ya hay ciertos vestigios de cambios que nos hacen ver con optimismo que nuestra ciudad sí está cambiando. 

 

Lima la bella

 

Lima es una ciudad llena de contrastes. En algunos casos van de un extremo al otro; pero en honor a la verdad, es una ciudad donde se vive bien, se come bien y se disfruta de una gran variedad de sitios de esparcimiento y relax. Si te amoldas a vivir en Lima, créanme que podrán hacerlo en cualquier lugar del mundo, pues es una ciudad exigente pero al mismo tiempo te brinda las herramientas para vivirla.

 Rodrigo Orejuela

@Club: Amén.

Aborto

¿Llamas “ser afortunados” el aprobar el aborto? El aborto es sinónimo de asesinato, ni más ni menos. Cerca de 30 millones de niños son asesinados al año “gracias” al aborto. Y cambiando de tema, si a los peruanos en USA nos gusta estar entre nosotros, no veo cuál es el problema. Los sociólogos llaman a esto  la “no asimilación a la cultura dominante”.

Pedro

Sobre el aborto (para Pedro)

Dicen que si los hombres fuesen los que “saldrían” embarazados, el aborto sería un “sacramento”. Con la misma vehemencia que algunos hombres defienden la prohibición del aborto, deberían defender la encarcelación de los miles de padres que deciden no responsabilizarse de sus hijos.

 Alberto

Iglesia Católica

Afortunadamente la Iglesia Católica va perdiendo protagonismo. Prueba de ello es que una veintena de países de la Unión Europea han legalizado los matrimonios homosexuales y también los abortos.

 Zadith

@Club: Lectores, ¿qué opinan?       

Cultura

¿Cultura americana? ¡No me hagan reír por favor, si estos americanos no tienen cultura! Y otra cosa de la que no saben nada, es de la buena comida. ¿Alguien me puede nombrar aquí un plato típico estadounidense? Además, en nombre de la cultura asesinaron y desplazaron a unos pobres indios para apoderarse de su territorio. Ésta es su historia y cultura.

Pedro

@Club: Por supuesto que hay una cultura e idiosincrasia propia norteamericana. Es un país formado por inmigrantes y tiene mucho mérito el haber logrado ser la nación más poderosa del mundo por casi los últimos 100 cien años, y lo sigue siendo, aunque en disputa con otras superpotencias como es el caso de China, que ha escalado posiciones. Dices que no hay cultura, pero ¿los nombres Walt Whitman, Edgar Allan Poe, Thomas Alva Edison o sin ir muy lejos, Martin Scorsese o   Woody Allen, no te suenan de nada?

 Frustrada

Me mudé hace pocos meses de España a Atlanta y estoy bastante sorprendida de lo que encontré. Me reuní con unos conocidos míos, peruanos y peruanas, para que me introdujeran en su grupo de amigos y todas esas cosas que esperas al cambiarte de ciudad: conocer gente nueva, aprender de su cultura, conocer nuevas costumbres; peros no fue así, sólo encontré a peruanos que van a fiestas peruanas, ven televisión peruana, comen platos peruanos, y no saben nada de la cultura americana ni se interrelacionan con gente de otros países. Me siento afortunada de ser peruana, pero si estás en otro país, debes intentar aprender y asimilar lo bueno del país que te recibe.

 Zadith

@Club: Hay diferentes maneras de insertarse a una sociedad. Algunos se sumergen completamente, pero otros prefieren ir explorando de a pocos y necesitan del apoyo de otros como ellos. Depende de la personalidad de cada quien, qué tan sociables seamos, y tantos otros factores. De todas maneras, la experiencia de vivir afuera es enriquecedora, y por más que uno decida interrelacionarse al inicio sólo con sus compatriotas, siempre terminará por asimilar algo de la cultura del país que lo acoge.   

Felicitaciones Gastón
Desde Carolina del Norte quiero enviar mis felicitaciones al Sr. Gastón Acurio por haber sido escogido como el Peruano de la Década. Gracias por promover y difundir la comida peruana en nuestro país y el mundo. Mi esposa y mi hija de cuatro años son americanas y les encanta nuestra gastronomía. Cuando cocinamos en casa un lomito saltado, nuestros amigos norteamericanos se quedan encantados. !Si ellos supieran que existen tantos otros platos peruanos deliciosos!
 José García

Muy buena elección la de Gastón Acurio como el Peruano de la Década, ya que con su promoción en el extranjero ha hecho que nuestra comida sea conocida y valorizada en casi todo el mundo. También como empresario está dando oportunidades a jóvenes para que se desarrollen en este rubro. Tiene el título bien merecido. Muchas gracias Sr. Acurio por su esfuerzo, dedicación y oportunidades a nuestros compatriotas.

Loretta

Es muy justo que hayan elegido a Gastón Acurio. Realmente es un peruano de alma y corazón. Yo lo admiro, y si lo tuviera frente a mí le agradecería el hacer tanto por el Perú y los peruanos. Besos.

Marita Fernández

@Club: Gastón es un gran merecedor de este y muchos otros premios más. Hace algunos días los estudiantes de la prestigiosa Northwestern University comieron platos peruanos que han sido incorporados al menú de su cafetería. Esto se repetirá en muchas de las universidades norteamericanas para promover nuestra gastronomía, gracias al empuje de personas como Gastón.